Messi vuelve: Conocé quién lo hizo cambiar de idea

Se confirmó que la Pulga volverá al conjunto nacional, aunque se tomará algunos partidos de descanso; todo comenzó con la frase de una persona muy cercana a Messi.

Lionel Messi no renunciará a la selección argentina, sólo se tomará una pausa. Así lo confirmó ayer en una nota en que la habla el círculo íntimo de la Pulga. Pero el que abrió la puerta pública de su regreso fue Marcelo ‘Dady’ D’Andrea, su amigo y kinesiólogo del conjunto nacional, quien declaró a micrófono abierto que “Leo va a jugar el Mundial de Rusia 2018”.

Dady no es un conocido más de Messi, sino que los une una estrecha relación. Es más: tras la lesión frente a Honduras, él fue quien acompañó a capitán argentino en la gira previa a la Copa América por Rosario y Barcelona. Hasta le cubrió las espaldas mientras ingresaba a los tribunales españoles, en donde Leo debió declarar en la cause por fraude fiscal. Un confidente.

“No tengo dudas de que va a jugar el Mundial. Le tengo mucha fe. Hay que dejarlo tranquilo. Confío en su silencio. El ama la selección. Da todo por su país”, sostuvo el integrante del cuerpo técnico de la selección argentina en el programa de radio El Ataque, de FM Pop, del cual es columnista. Además, contó cómo fue el momento posterior a que fallara el penal: “Cuando lo fui a buscar en la cancha no había consuelo, la cara que tenía me desgarraba”.

“Fue el golpe más duro que recibió Messi con la selección. No tengo dudas”, insistió. “La mirada que tuvieron los padres de Leo y Messi fue de dolor. Fue una mirada distinta a todas las que vi en mi vida. A mí me mató. Le dije: ‘Vamos, ya está’. Me miró y se fue. Esas cosas te las llevás de por vida. Ojalá que esté tranquilo. Ver esa cara de mamá y papá a Leo a mí me rompió el alma”, sostuvo.

Pero pese a la amistad que lo une y a lo mucho que lo conoce, ni el propio D’Andrea pudo imaginar que Messi declararía lo que declaró: “Nadie sabía nada de la renuncia”.

Uno de los rumores que surgieron después del portazo de Leo fue sobre la relación que mantenía con Gerardo Martino, entrenador de la selección argentina. El Tata asegura que hoy tiene con Messi un diálogo incluso mejor que el que tenía cuando compartían el día a día en Barcelona. Hoy, hasta hablan de cosas que tiempo atrás no se hubiesen imaginado, como su caso con Hacienda y cómo la llegada de os hijos modificó la vida del crack.

Martino siente que aprendió a entender los silencios de Messi -entendió que también habla cuando calla- y las miradas penetrantes cuando algo lo desagrada.

DEJA TU COMENTARIO