Cristina ya piensa en armar su refugio político en El Calafate

El Frente para la Victoria ganó cómodamente en Santa Cruz. El 99,14% del escrutinio arrojó un resultado del 58,73 % a favor de Daniel Scioli, contra 41,63% que obtuvo Mauricio Macri. Pese a que la provincia presidencial representa el 0,7% del padrón nacional, el triunfo en la tierra propia trajo más alivio a la familia Kirchner. Será el refugio político de la Presidenta a pocas semanas de dejar el Gobierno.

Después de doce años no sólo dejará de gobernar el kirchnerismo, sino que no continuará el peronismo frente a la Casa Rosada. A 3.000 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, Santa Cruz comenzó a prepararse para ser el lugar de descanso para Cristina Kirchner después del 10 de diciembre.

En el terruño presidencial los números volvieron a garantizar un triunfo para el FPV que se impuso con 101.270 votos contra los 72.239 de Cambiemos. Al menos el sur trajo alivio al kirchnerismo que se prepara para fortalecer su dominio político en Santa Cruz a través de la gobernación de Alicia Kirchner y el rol político de Máximo Kirchner, electo diputado nacional.

Sin embargo, como suelen decir “nadie es profeta en su propia tierra”, aunque en este caso hay que hablar de “mesas”. En la mesa 609 donde votaron Máximo, Florencia y Alicia Kirchner, el oficialismo fue derrotado por Macri: 132 a 88 votos. Mientras que en la mesa 567, donde sufragó Cristina Kirchner, la diferencia fue más ajustada pero igual significó una derrota para el oficialismo: 114 a 118 votos.

Con la gobernación en manos de su cuñada y actual ministra de Desarrollo Social, su hijo liderando La Cámpora y con una banca en el Congreso, la mayoría de las intendencias en manos del FPV, y sobre todo la de El Calafate, Santa Cruz será un lugar cómodo y seguro para el descanso de Cristina después de dejar el gobierno.

Aunque se especulaba con un departamento en Recoleta, será entre Río Gallegos y El Calafate -su “lugar en el mundo”-, donde pasará el primer tiempo la Presidenta cuando deje su cargo. El objetivo inmediato es el descanso en familia en una provincia que será gobernada desde el 10 de diciembre por Alicia Kirchner.

En Santa Cruz no habrá problemas ni reclamos que perturben su tranquilidad, Cristina estará más cerca de sus hijos y nietos. “Voy a seguir militando” afirmó la Presidenta después votar el domingo, sobre su futuro político y no aseguró dirigir el peronismo. Máximo minutos después señaló que su madre “trasciende las fronteras del peronismo”.

El dirigente camporista que regresó la semana pasada a Río Gallegos, retomó la actividad política y el sábado mientras la Presidenta descansaba en Río Gallegos, Máximo mantuvo una serie de reuniones y dirigentes locales, organizando el trabajo y pensando en las próximas semanas y en el inicio de la gestión K pero esta vez, en Santa Cruz.

Siempre con un pie en Capital Federal y otro en el sur, Máximo no pierde detalle al desenlace del reacomodamiento del escenario político post Cristina. Entre sus prioridades está el futuro de su agrupación, que con el triunfo de Mauricio Macri, se refugiarán en el Congreso y “en las calles donde tenemos a la gente movilizada”, señaló un dirigente cercano al hijo presidencial.

DEJA TU COMENTARIO