Policía corría una picada, chocó a otro auto y lo hizo volcar

Ocurrió en el cruce de la avenida Gaona con Güemes. Testigos dicen que el policía venía corriendo una carrera y cruzó un semáforo en rojo. La mujer que iba en el otro auto, tuvo que ser internada.

Venía a toda velocidad por la avenida Gaona, en Haedo. Pasó un semáforo en rojo y terminó chocando contra otro auto. El impacto fue tan fuerte que el otro coche volcó y su conductora tuvo que ser internada. Lo increíble del caso es que quien causó este accidente -según cuentan testigos del choque- estaba corriendo picadas. Pero hay más: es un efectivo de la Policía Federal.

El auto del policía (delante) y el de la mujer que protagonizaron el violento vuelco. (Gustavo Ortiz)

Todo pasó cerca de las 8 de ayer, cuando un Peugeot 206 azul que circulaba a gran velocidad por la avenida Gaona embistió a un Volkswagen Up gris, que iba por la calle Güemes. A raíz del impacto, el Volkswagen volcó y la mujer que lo manejaba -una empleada de un hipermercado cercano- resultó herida y tuvo que ser internada.

Según contaron testigos del choque, el Peugeot lo manejaba un efectivo de la comisaría 53 de la Policía Federal y cruzó un semáforo en rojo. El coche estaba preparado para correr picadas y tenía en una de sus ventanillas pintado un número que -afirman- es el que identifica a los autos que participan de picadas en la zona. El número es 4031 y está pintado sobre un calco con la leyenda “10 segundos”, detalle también relacionado a los eventos de cuarto de milla.

Tras el choque, el efectivo fue llevado a un centro asistencial de la zona y luego trasladado al hospital Churruca. Hay versiones que indican que el hombre estaba corriendo una picada y que vestía el uniforme policial.

La esquina donde se produjo el choque. (Gustavo Ortiz)

La mujer, en tanto, sufrió heridas de consideración y tuvo que ser internada. Por el momento, ella está imputada por lesiones culposas.

Vecinos de esa zona aseguran que es común que en la zona se corran picadas. En abril, un joven que conducía un Nissan Tiida color champagne se subió a la vereda, pegó contra el paredón de las vías del ferrocarril Sarmiento y atropelló a un grupo de adolescentes, seis chicos y una chica que volvían de un boliche de Ramos Mejía. Por el impacto murieron dos chicos y otros cuatro jóvenes resultaron heridos.

En julio, un patrullero detectó un auto que corría picadas en Lanús. Lo persiguieron y lograron que se detuviera. Allí, los efectivos reconocieron a uno de los ocupantes del coche: era un compañero policía. Los efectivos del patrullero los dejaron ir, pero el audio de la conversación que mantuvieron los efectivos y la central quedó grabado y se filtró: todos fueron desafectados.

DEJA TU COMENTARIO