Chica violada por un remisero: “Buscamos justicia, romperle la cara no sirve de nada”

La joven abusada por un hombre en San Fernando en 2013 dijo el viernes que sentía “indignación” y “mucha bronca” cuando el acusado no se presentó a la primera audiencia del juicio y pidió que se ofrezca “una recompensa” por su paradero.

“Te decepciona, uno está confiando, porque son dos años de ir todas las semanas a la fiscalía a ver si avanzó algo, si algo cambió”, dijo esta mañana la víctima en declaraciones a la prensa, y agregó que “nunca” imaginó que el supuesto abusador, un remisero identificado como Norberto Daniel Fernández (54), no iba a presentarse en el juicio que debía comenzar el último miércoles en los tribunales de San Isidro.

“Parece que los tiempos de la Justicia son más largos, hace más de un año que está la detención y no sale”, ironizó la joven respecto a que desde marzo de 2014 y gracias a un recurso de “eximición de prisión” interpuesto por su defensa, Fernández había conseguido mantenerse en libertad todo este tiempo.

Luego de apelar la resolución denegatoria en todas las instancias, el recurso presentado por la defensa está a disposición de la Suprema Corte de la provincia, que aún no resolvió.

“A mí ya me cagó la vida, pero hay un montón de chicas a las que les puede pasar”, aseguró la chica, quien añadió que creía que ella no había sido “la única” abusada, que pensaba que el acusado “violó a más personas”.

La joven también recordó el hecho, ocurrido a la 4.30 del 13 de julio de 2013, cuando acababa de bajar del colectivo cerca de su casa, en el partido bonaerense de San Fernando, luego de cenar con amigas en el barrio porteño de Palermo.

“Él había bajado por atrás del auto a buscar algo de la guantera y me agarró con una pistola y me dijo `esto es un secuestro`, que me quede tranquila, me metió adentro del auto y después se metió él”, dijo la muchacha, y añadió que el hombre le vendó los ojos y la obligó a acostarse “debajo del asiento” mientras daba “varias vueltas” con el vehículo.

“Le preguntaba `¿a dónde vamos?`, me dijo que nos seguían unos malandras, que él me iba a salvar la vida”, relató la joven, luego de lo cual estacionó y la violó durante 40 minutos.

La chica manifestó que de lo sucedido recordaba “más que nada las sensaciones, el asco”, que sentía “miedo porque (el abusador) tenía un arma” y que por ello reaccionó “sumisamente”.

“A mí lo que más me marcó es en el miedo, me pasa gente cerca y yo me alejo, no puedo caminar en la calle, no puedo andar sola de noche, no me tomo colectivos, no me tomo remises, no me tomo taxis”, relató entre lágrimas, y agregó que lo único que la “aliviaría ahora es que este tipo aparezca”.

“Nosotros buscamos justicia y romperle la cara no hubiese servido de nada, porque la cara se cura”, dijo la joven, que aseguró que lo ocurrido a ella le “cagó un montón de cosas” y que por eso no quería que lo mismo “le pase a otra persona”.

Finalmente, la víctima solicitó “a la presidenta (Cristina Kirchner), a los ministros, a quien sea, que se pida una recompensa (por Norberto Fernández), que lo busquen”.

DEJA TU COMENTARIO