Tenía 2 millones de pesos en su casa y se los robaron

La víctima fue un panadero que por no confiar en los bancos guardó 2 millones de pesos en su casa y los asaltantes fueron directamente a la habitación donde estaba el dinero, por eso se sospecha de un “entregador”. 

El último fin de semana, un grupo de delincuentes disfrazados de policías asaltaron una panadería en la ciudad de Las Parejas, ubicada a 100 kilómetros al oeste de Rosario. La cantidad de hombres y el despliegue para dar semejante golpe en el comercio parece inusual pero tenía una explicación: dentro del local, el dueño del comercio tenía guardados casi dos millones de pesos.

Si bien trascendió ayer a partir de la investigación que lleva adelante la Fiscalía de Cañada de Gómez, el robo ocurrió durante la madrugada del sábado en el comercio ubicado sobre la calle 14 de la localidad santafesina.

Poco antes de las cinco de la mañana, Vicente Pavanelli y dos empleados suyos estaban trabajando en el lugar cuando un grupo de al menos cinco personas irrumpió con armas de fuego en el marco de lo que parecía ser un procedimiento antidrogas.

Algunos actuaron a cara descubierta y dos de ellos llevaban uniformes policiales. Tras reducir y encerrar al dueño y sus colaboradores, los ladrones se adentraron con amoladoras y otros instrumentos para trabajar en una pieza contigua. Allí, Pavanelli tenía guardado el dinero en efectivo que había ahorrado desde 2001, una cifra que oscilaba entre el millón y medio y los dos millones de pesos.

Luego de forzar la puerta de la habitación y hacerse del dinero, los ladrones escaparon sin acceder a a la planta alta del inmueble, donde se encuentra la casa de la familia del dueño.

Si bien la esposa del panadero había escuchado algunos ruidos mientras dormía, recién fue alertada cuando su marido y los empleados pudieron librarse de sus ataduras para dar aviso a la comisaría 2 de Las Parejas. Posteriormente, Pavanelli aseguró haber sido “entregado” y dijo que sospecha de gente de la zona había trabajado para él.

DEJA TU COMENTARIO