Los negociados de Ciccone que podrían poner nuevamente en peligro a Nogolí

El ex Intendente, que afrontó un juicio por escandalosos hechos de corrupción, quiere volver y su figura es sinónimo de negociados personales. La historia de cómo se adueñó del río para beneficiar a un empresario.

Corría el mes de diciembre del año 2000, en Nogolí se desarrollaba el 1º Seminario de Estrategias de Participación Comunitaria en las Problemáticas Ambientales Actuales». La amplia participación de distintos sectores sociales y de especialistas en la materia concluyó con un documento que daba lineamientos generales y particulares sobre el tema y diagramaba los lugares y áreas protegidas para un crecimiento sostenible de Nogolí.
Entre los participantes se encontraba Edgardo Ciccone, intendente de la localidad, quien fue depositario del documento emitido por el Seminario como así también de diferentes estudios técnicos para la preservación medioambiental.

«A la luz de los hechos fue como dejarle a un zorro el cuidado del gallinero», analizó una de las personas participantes de ese encuentro y que confió en las buenas intenciones del ex intendente. Resulta que Ciccone finalmente usó esa información para hacer negocios particulares y a cambio de un viaje a Europa y una generosa suma de dinero permitió la radicación del Complejo Paso del Cóndor y del aprovechamiento privado del cauce del río. Algo que aún hoy se reclama ya que el emprendimiento a nombre de Juan Carlos Tozzi viola disposiciones nacionales y provinciales.

La legislación argentina establece por intermedio del artículo 235 del Código Civil y Comercial que el agua “es de dominio público” y como tal es inalienable, inembargable e imprescriptible. Pero el empresario y el ex intendente que lo llevó al lugar para perpetrar el ilícito, hacen caso omiso y desde hace muchos años privan a los vecinos y turistas del río que es desviado al hotel para producir, mediante turbinas, energía eléctrica.

El retorno de Ciccone al municipio puede volver a producir un daño irreparable para la localidad, sus recursos naturales y el sueño de quienes apuestan al trabajo y el bien común como motor para que Nogolí sea cada vez más grande.

 

 

 

 

 

DEJA TU COMENTARIO