Gustavo Cerati, el niño que dibujaba historietas y jugaba a ser un superhéroe

Detrás de la “estrella de rock”, se encuentra un niño listo para luchar contra el mal con sus canciones. En esta nota, un poco de su pasado ligado a los dibujos y un repaso por la historia de “Sonoman”, el éxito de Soda Stereo basado en el personaje de Osvaldo Viola.

Quizá nunca llegó a ser un “superhombre”, como decía en “sueles dejarme solo”. Aun así, cada tanto buscaba dar alguna “vuelta por el universo”. Este miércoles 4 de septiembre se cumple un nuevo -y desolador- aniversario de la muerte de Gustavo Cerati, luego de atravesar cuatro años en coma. Dejó mucho dolor, tristeza y vacío; aunque también un inmensurable amor por el arte en todos sus sentidos que contagiaba, que emocionaba y que sigue emocionando.

Para muchos fanáticos, el cantante es considerado como una especie de mito, de leyenda, e incluso un “superhéroe” que quedó plasmado en el imaginario popular con sus letras. Esa distinción no es casual: detrás de su faceta como cantante de rock, vislumbra un pasado ligado al dibujo y a las historietas, pasión que se remonta a su infancia y que incluso llegó a incorporar en uno de los singles de parte de Soda Stereo.

Para indagar en esa historia, y conocer cuál fue el “poder” que dejó en la escena musical argentina, Filo.News dialogó con Fabián González Amado, alias “Tweety González”, tecladista y productor considerado “El cuarto Soda”, y también con Gustavo Bove, autor del libro “Cerati, conversaciones íntimas”.

Solo bastaba ponerse el antifaz para estar listo para la acción, una capa improvisada y algunos guantes. Así lo indica la imagen que compartió su tío, Osvaldo Rossi, a través de Twitter, que corresponde a 1966. El primer contacto de Gustavo con las historietas fue desde muy pequeño: no solo le gustaba leer, sino también dibujar, por lo que solía tener algunas hojas en blanco para que pueda desarrollar su talento.

Cuando era pequeño, Gustavo creó dos superhéroes, que los llamó Argos y Súpercerebro, influenciados por Tarzán y Superman, sus favoritos. Su madre, Lilian Clark, fue una de las encargadas de introducirlo dentro de ese mundo: “Ella siempre contaba que cuando era chico dibujaba como círculos de historietas y dibujaba personas en cada cuadrícula, dibuja primero las patas, después el cuerpo, después la cabeza. Se notaba mucho que era buen dibujante por el tipo de letra que tenía”, recuerda Bove, y recuerda tener alguna discusión con él sobre cómo había que dibujar a los personajes.

A pesar de que de grande Gustavo dejó de lado esa faceta, solía hablar de dibujo de vez en cuando: “Los dos compartimos esa pasión, de crecer leyendo historietas”, cuenta y recuerda: “Una vez estábamos en el boliche Freedom, tipo 4, 5 de la mañana, y un láser parecía dibujar algo sobre la pared; eso derivó en una conversación sobre dibujo”.

En 2006, Gustavo contaba: “Hice cómics y hasta fanzines de Creedence. Hice tremendos dibujos de tapas de discos. Pero no sólo se me daba por los dibujos. Entre los 13 y los 15 años tuve varios impulsos en mi vida. Algunos de ellos los concreté, cómo escribir un libro de acordes de guitarra, y otro de historia”.

Además, en esa nota, esperaba poder volver de grande a “esos tiempos de niño en los que dibujaba”: “Tiene que ver con cosas inconclusas. El año pasado estuve a punto de comprarme unos óleos. Lo voy a hacer, y voy a ver qué quedó de aquella época”.

A pesar de que de grande Gustavo dejó de lado esa faceta, solía hablar de dibujo de vez en cuando: “Los dos compartimos esa pasión, de crecer leyendo historietas”, cuenta y recuerda: “Una vez estábamos en el boliche Freedom, tipo 4, 5 de la mañana, y un láser parecía dibujar algo sobre la pared; eso derivó en una conversación sobre dibujo”.

Ese fanatismo por el dibujo y por las historietas luego se trasladó incluso a Soda Stereo, la banda que integraba junto a Zeta Bosio y Charly Alberti. Tal fue así que crearon la canción “Sonoman”, que aparece como octavo tema en su álbum Comfort y música para volar (1996). “A Gustavo y a Zeta les gustaba el personaje, era un personaje que cuando ellos eran chicos, de las historietas, y se usó como inspiración para una canción”, recuerda Tweety González.

 

DEJA TU COMENTARIO