FMI: En qué consiste la línea de crédito “stand by”

El acuerdo “stand-by”, que solicitó la Argentina al FMI, permite al organismo “respaldar” las políticas que “ayuden a salir de las crisis” a los países que lo soliciten y su duración “generalmente” abarca un período de entre 12 y 24 meses.

Según la descripción publicada en la página web oficial del FMI, “todos los países miembro que enfrenten necesidades de financiamiento externo son elegibles para acceder a un acuerdo ´stand-by´, con sujeción a las políticas del FMI”.

Sostuvo que “la duración de un acuerdo ´stand-by´ es flexible” y precisó que “generalmente abarca un período de 12-24 meses, pero no mayor de 36 meses, acorde con la necesidad de atender problemas de balanza de pago a corto plazo”.

“El marco del acuerdo ´stand-by´ permite al FMI responder rápidamente a las necesidades de financiamiento externo de los países, y respaldar políticas que los ayuden a salir de las crisis y volver a un crecimiento sostenible”, subrayó.

Respecto del reembolso, el organismo indicó que el pago de los recursos tomados en préstamo en el marco de ese acuerdo vence dentro de 3 años y tres meses a cinco años de efectuado el desembolso.

Subrayó, además, que los recursos comprometidos “están sujetos a una comisión inicial cobrada al comienzo de cada período de doce meses por los montos que podrían ser utilizados durante el período”.

A continuación se reproducen textualmente las características que el FMI menciona de la línea de crédito:

• Préstamos adaptados a las necesidades de los países

El marco del Acuerdo Stand-By permite al FMI responder rápidamente a las necesidades de financiamiento externo de los países, y respaldar políticas que los ayuden a salir de las crisis y volver a un crecimiento sostenible.

Elegibilidad. Todos los países miembros que enfrenten necesidades de financiamiento externo son elegibles para acceder a un Acuerdo Stand-By, con sujeción a las políticas del FMI. No obstante, los Acuerdos Stand-By son utilizados con más frecuencia por los países de mediano ingreso (y, últimamente, avanzados), ya que los países de bajo ingreso tienen a su disposición una diversidad de instrumentos concesionarios adaptados a sus necesidades.

Duración. La duración de un Acuerdo Stand-By es flexible, y generalmente abarca un período de 12-24 meses, pero no mayor de 36 meses, acorde con la necesidad de atender problemas de balanza de pago a corto plazo.

Términos del préstamo. El acceso a los recursos financieros del FMI en el marco de un Acuerdo Stand-By se guía por la necesidad de financiamiento del país, su capacidad de pago y su historial en el uso de los recursos del FMI. Dentro de esas directrices, el Acuerdo Stand-By brinda un margen de flexibilidad en cuanto al monto y la oportunidad del préstamo para contribuir a satisfacer las necesidades de los países prestatarios, como en los siguientes aspectos:

Acceso normal. Tras la entrada en vigor de la Decimocuarta Revisión de Cuotas a principios de 2016, los límites de crédito se incrementaron para que los países puedan acceder al financiamiento por hasta el 145% de su nueva cuota en cualquier período de 12 meses, y para que tengan un acceso acumulado a lo largo de la duración del programa de hasta 435% de su nueva cuota (deducidos los reembolsos).

Acceso excepcional. El FMI puede prestar fondos por encima de los límites normales según cada caso en el marco de su política de acceso excepcional, que implica un análisis más riguroso por parte del Directorio Ejecutivo del organismo. Durante la actual crisis económica mundial, los países que enfrentan fuertes necesidades de financiamiento han podido recurrir a los Acuerdos Stand-By de acceso excepcional.

Acceso con mayores desembolsos iniciales. El nuevo marco de los Acuerdos Stand-By brinda mayor flexibilidad para otorgar mayores desembolsos iniciales de fondos cuando así lo justifiquen la solidez de las políticas del país y la naturaleza de sus necesidades de financiamiento.

Acceso rápido. El respaldo del FMI en el marco de los Acuerdos Stand-By puede acelerarse mediante el Mecanismo de Financiamiento de Emergencia, que posibilita la rápida aprobación de los préstamos del organismo. Este mecanismo fue utilizado en varias ocasiones durante la crisis financiera mundial.

Acceso precautorio. El nuevo marco del Acuerdo Stand-By ha ampliado el rango de los acuerdos precautorios de alto acceso, un tipo de servicio de aseguramiento frente a necesidades de financiamiento potenciales muy cuantiosas. Los acuerdos precautorios se emplean cuando los países no tienen intención de utilizar los montos aprobados, pero conservan la opción de hacerlo si llegaran a necesitarlos.

DEJA TU COMENTARIO