El Gobierno asegura que negociará el nuevo impuesto con el sector vitivinícola

El jefe de Gabinete Marcos Peña anunció que la semana próxima funcionarios de Macri se reunirán con bodegueros y productores mendocinos.

La indignación del sector vitivinícola por el impuesto al vino parece haber sido tenida en cuenta. Por eso, la semana que viene funcionarios del presidente Mauricio Macri se reunirán con representantes de la industria y productores para negociar la propuesta tributaria presentada por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Durante su visita al Senado, donde presentó el último informe de gestión y finanzas del Estado nacional de este año, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, indicó que se realizará una reunión en Buenos Aires para discutir este impuesto. Pero no se salvó de las duras críticas de la oposición.

El oficialismo, en cambio, acordó con el funcionario no realizarle preguntas sobre el impuesto al vino en el recinto a cambio de que durante su discurso de apertura se comprometiera a que el Gobierno dialogará con la industria vitivinícola.

El acuerdo se produjo durante una reunión previa que mantuvo Peña con senadores del interbloque Cambiemos, entre los cuales estuvieron los radicales mendocinos Julio Cobos y Pamela Verasay.

Tras ese acuerdo, Peña le dedicó varios minutos de su discurso al tema vino. Aludió a la «inquietud que puede haber generado alguna de las propuestas» anunciadas por Dujovne, «que pueden afectar a algunas situaciones regionales, como el azúcar, el vino y la situación particular de Tierra del Fuego». Y dijo que a «cada uno de los sectores» se le ha planteado «la necesidad de diálogo».

«La semana próxima, antes de ser enviado el proyecto (al Congreso), vamos a poner sobre la mesa números y los objetivos y vamos a trazar un camino de acuerdo en los que haya acuerdo y de resolución de diferencias en los que haya diferencias», dijo.

El funcionario de mayor confianza del presidente Mauricio Macri afirmó que en el gobierno de Cambiemos no creen «en la lógica de imposición y ni en la lógica del no diálogo, que ha ocurrido muchas veces» y que tampoco creen «que sea bueno dar estos debates sin hoja de ruta, sin números que se puedan acordar».

Con todo, Peña sostuvo que en el Gobierno creen que «claramente no hay ningún sector económico argentino que se vea perjudicado con esta propuesta de reforma impositiva», porque a su criterio «el conjunto de medidas, con los impuestos vinculados a la inversión y al trabajo, favorecerá la creación de empleo, inversión y desarrollo en todos los rincones del país».

«Pero estamos abiertos a sentarnos, escuchar y dialogar y encontrar soluciones que sean las mejores para todos», insistió.

DEJA TU COMENTARIO