Poggi en la tapa del diario Los Andes de Mendoza

El ganador de las PASO fue entrevistado por el diario de la vecina provincia, destacan que venció a los Rodríguez Saá y que de repetir el triunfo en octubre “su próximo paso político está marcado: volver a disputar la gobernación”.

LA tapa del matutino mendocino dispensa un cuadro especial al ex gobernador de San Luis y el máximo vencedor de las PASO. La “Sorpresa” a la que apuntan en Los Andes se da porque se impuso “por más de 20 puntos” a los Rodríguez Saá. EN la entrevista, Poggi confiesa su proyecto político.

La nota de Los Andes

Claudio Poggi: “Votamos si queríamos seguir gobernados por la misma familia”

El reciente ganador de las PASO en San Luis que significaron un serio llamado de atención para la dinastía Rodríguez Saá se esfuerza por dejar en claro que su triunfo abre una nueva era de mayor institucionalidad en su provincia, pero también que su liderazgo apunta a mantener todos aquellos beneficios que los puntanos han gozado en treinta años.

Conoce en profundidad a los hermanos que han acaparado el poder en la provincia desde el retorno de la democracia. De hecho, compartió con ellos, primero como ministro y luego como gobernador en uno de los interregnos en los que la dupla buscó una trascendencia nacional que finalmente fue efímera.

Invitado a Mendoza por Los Andes, contó su armado político y sus expectativas para lo que viene. Poggi, actualmente diputado nacional, obtuvo el 13 de agosto como candidato a senador nacional un 57,48% y cree que la diferencia de 20 puntos podría ampliarse en octubre. De ser así, su próximo paso político está marcado: volver a disputar la gobernación.

– ¿Cómo pasó de ser aliado de los Rodríguez Saá a su verdugo?

– Yo provengo del justicialismo, y fui electo en 2011 por el espacio de los Rodríguez Saá. Habíamos comenzado, en mi partido y en la provincia un trasvasamiento generacional que se discontinuó en 2015. Alberto Rodríguez Saá me entregó la banda a mí y yo a él, lo cual a juicio de miles de sanluiseños es un grueso error desde la calidad institucional.

– ¿Lo dejaron gobernar esos años?

– Sí, pero desde el primer año tuve duros cuestionamientos de ellos. Yo opté por tener un perfil muy bajo y no quise paralizar el gobierno con una disputa con una familia muy poderosa. Cuando finalicé el mandato, discontinuaron todas las políticas públicas que habíamos desarrollado, incluso algunas que venían desde cuando ellos gobernaban. Eso me llevó a hacer “rancho aparte”…

-¿Cómo fue ese proceso?

– Renuncié al cargo de vicepresidente del PJ de San Luis, formé un bloque unipersonal en la Cámara de Diputados y comenzamos a construir un espacio que se llama Avanzar. En principio allí había justicialistas, nuevos y viejos, pero después mucha gente que quería ser protagonista. Nos vinculamos con otros espacios y se logró formar un frente competitivo.

– ¿Por qué vuelca esa construcción en un paraguas nacional como el de Cambiemos?

– Primero tuve una visión provincial, unimos a la oposición: el radicalismo, el Pro, Libres del Sur, la Democracia Independiente y otros espacios vinculados al Frente para la Victoria. Cambiemos, como tal, se sumó activamente y eso me generó un nexo con la Casa Rosada.

– ¿Y cuál es el mensaje que quedó después de las PASO en su provincia?

– Fue algo más que una elección de medio tiempo, o de precandidatos a legisladores nacionales y provinciales. Se votó deseo mayoritario de una alternancia política, que se va a cristalizar en 2019.

– En algunas declaraciones, usted habla de un cambio de época, o de un fin de ciclo para los Rodríguez Saá.

– Estamos transitando un fin de ciclo… Lo que se votaba era si queríamos seguir gobernados por la misma familia o queremos otro futuro, con otros valores.

Con institucionalidad, justicia independiente, con verdad. Ese fue el mensaje, por eso la reacción de las persecusiones, de poner todo el aparato y los recursos del Estado al servicio de la campaña… Fue un voto de evolución: tenemos los servicios básicos, pero ahora queremos más.

– ¿Los puntanos recién se dieron cuenta ahora que no tenían institucionalidad?

– En 2011 se generó una expectativa positiva pero después se diluyó. Cuando yo goberné abrí el juego a otros poderes, a los intendentes, a la Universidad Nacional que era un foco permanente de conflicto. Eso gustó, además de cuidar todo lo hecho: la finanzas sanas y la inversión en infraestructura. El fin de ciclo no llega por una intervención federal, sino por decisión de la gente. No es el caso Juárez en Santiago del Estero, o Saadi en Catamarca.

– Por lo pronto parecen haber encontrado en ustedes una alternativa de gobierno…

– Claramente. Además nos ayudó que el presidente Macri tiene buena imagen en San Luis. Desde el 10 de diciembre de 2015 haasta la fecha nunca llegaron tantos recursos a San Luis desde la Nación, a pesar de los destratos del gobernador. Se están invirtiendo $1.500 millones en repavimentar todas las rutas nacionales. Yo quiero que le vaya bien al presidente: coincido en sus valores y en sus políticas de Estado.

– Si usted triunfa en octubre, ¿no teme que el autoritarismo de los Rodríguez Saá se profundice mucho más?

– Se va a agudizar, pero además de elegir legisladores nacionales elegimos la mitad de los legisladores provinciales de cada una de las cámaras, la mitad de los concejos deliberantes y algunas intendencias. Entonces, se va a generar una estructura provincial que va a permitir controlar los excesos y plantear una alternativa de gobierno.

– ¿Se puede revertir el resultado de las PASO en favor del gobierno provincial?

– Ellos han redoblado las políticas de los recursos y del miedo, las persecuciones… Nosotros vamos a ir a buscar a los que no votaron, por lo que creemos que 5, 6, 7, 8 puntos más se pueden sumar. El indeciso que votó dudando tal vez busque un voto ganador. No hay que bajar los brazos y estar muy atentos. Nuestro objetivo es mantener el resultado o ampliarlo.

– Durante 30 años, San Luis no hizo más que aislarse del resto del país. ¿Cuál es la impronta que usted imagina para el San Luis que viene, especialmente con sus vecinos?

– Yo me imagino un vínculo con diálogo institucional permanente, productivo, cultural con las provincias vecinas porque nos unen lazos familiares, laborales, económicos. Lo que más le conviene a mi provincia es interacturar e integrarse… “San Luis, otro país” era un eslógan que nos sirvió para atraer turistas, no para creernos otro país. Estmos en Argentina y en la región de Cuyo, y debemos actuar en sintonía.

– ¿Se ha encontrado o tiene previsto de aquí a octubre una reunión con el gobernador Alfredo Cornejo?

– Sí. Nos cruzamos llamadas días después de la elección, pero no pude hablar. Íbamos a juntarnos pero sé que está de viaje al exterior, pero a su regreso quedemos en conversar. No lo conozco en profundidad pero coincidimos en la Cámara de Diputados de la Nación en otra época… Me encantaría.

Un mito en “franca decadencia”

– En Mendoza hay como una especie de mito con San Luis, desde las autopistas, las viviendas, la conectividad a internet… ¿Cómo está hoy esa provincia que funciona para nosotros como un espejo deseado?

– Estamos en franca decadencia, porque vivimos un proceso donde nuestros gobernantes están alejados de la gente, sólo por mantener el poder. Se han desatendido todas las áreas de gobierno. Se han perdido 8.000 puestos de trabajo en la provincia, entre registrados y no registrados, seis veces más de la media de lo que sucedió en el resto del país, lo que para San Luis es muchísimo. Tenemos índices de pobreza del 30%. Por las becas y subsidios que están entregando ahora, ¿no será planificado este desempleo para cambiarlo por el voto?

– ¿El cese del régimen de promoción industrial no contribuyó a esa situación?

– No. San Luis acompañó el régimen de promoción con infraestructura, con agua, con energía, vivienda. Son los logros alcanzados. Se ha consolidado una industria fuerte. Ya somos una provincia industrial o agroindustrial. La mitad de los puestos de trabajo del sector privado los ofrece la industria o los servicios vinculados a la industria. La primer medida que tomó Alberto Rodríguez Sáa fue eliminar el ministerio de Industrias. También teníamos un ministerio del Campo y también se eliminó. En un año y medio han pasado cinco ministros de Turismo, ¿qué política puede andar? Lo único que hicieron en un año y medio fue sacarme el cuero a mí…

– También critica el direccionamiento de la inversión pública, no orientada a sectores clave como hospitales o escuelas…

– Eso forma parte del alejamiento con el ciudadano. Si te perpetuás, te alejás y no lo escuchás. En Villa Mercedes, se desarrolló un Plan Estratégico entre toda la comunidad por su ubicación logística estratégica entre la ruta 7 y la ruta 8. Rodríguez Saá tiró el plan e hizo La Pedrera. Un complejo con un estadio, un circuito automovilístico y algunas cositas más. Lo que se gastó allí, $2 mil millones era lo que costaba el Plan Estatégico. Eso es lo que sancionó el electorado.

Perfil

Claudio Poggi nació en 1963 en Alcira Gigena, Córdoba.

Es contador público y ex gobernador de San Luis entre 2011 y 2015.

Desde 2015 es diputado nacional.

Con los Rodríguez Saá – en distintos períodos- fue subsecretario y luego ministro de Hacienda y Obras Públicas, así como de Economía, Producción y jefe de Gabinete, aunque también diputado provincial.

En 2016 creó Avanzar San Luis con el que este año, dentro de Cambiemos, derrotó a su antiguos jefes por más de 20 puntos de diferencia

http://losandes.com.ar/article/claudio-poggi-votamos-si-queriamos-seguir-gobernados-por-la-misma-familia

DEJA TU COMENTARIO