«Los problemas de Venezuela los deben resolver los venezolanos», Adolfo y la defensa de los feudos

El candidato a Senador se refirió sobre la grave crisis política, social y económica que vive Venezuela y pidió que el mundo no se involucre en el régimen de Maduro que ya dejó centenares de muertos.

Leopoldo López y Antonio Ledezma han vuelto a ser encarcelados la madrugada de este martes por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) de Venezuela, según han asegurado familiares y compañeros de los dos dirigentes de la oposición, que se encontraban bajo arresto domiciliario, describe el diario español El País. Mientras el mundo mira con asombro la sucesión de hechos de extrema violencia que se desarrollan en las calle de Venezuela y la persecución, excarcelación y tortura de los opositores el Senador Adolfo Rodríguez Saá pidió no intervenir en el problema.

Las detenciones se producen 24 horas después de la celebración de la votación de la Asamblea Nacional Constituyente impulsada por el presidente Nicolás Maduro y rechazada por las fuerzas opositoras, que no presentaron candidatos. Con esos comicios, el Gobierno venezolano pretende desmantelar el actual Parlamento, controlado por una mayoría crítica con el chavismo, y constituir una nueva Cámara. Al término de la jornada electoral, en la que no participó más del 41% del censo, según los datos oficiales, Maduro amenazó con levantar la inmunidad judicial del fuero parlamentario y con reestructurar la Fiscalía. Ya lo había advertido durante la campaña: esas elecciones iban a ser para el chavismo una oportunidad para cobrar «todas las cuentas», analiza El País.

 

En medio del caos, del manejo discrecional de la justicia y del armado de elecciones a medida, Adolfo declaró: «Los problemas de Venezuela los deben resolver los venezolanos». Claramente la postura del Senador es en apoyo al régimen de Maduro, cabe recordar que recientemente los hermanos Rodríguez saá contrataron colectivos para desplegar militantes a la Contracumbre del MERCOSUR que le brindó apoyo a la gestión del sucesor de Chávez.

Con muchas similitudes respecto a la forma de ejercer el poder autoritario, Adolfo se repliega y defiende a Maduro, tal vez un acto reflejo para protegerse y proteger a su hermano de actos muy parecidos a la «dictadura», como definieron varios líderes mundiales al gobierno Chavista en venezuela.

Nos tapo el agua, el adolfo hablando en el partido comunista

DEJA TU COMENTARIO