Mendoza: El misterio del piloto desaparecido en el dique Potrerillos

A un año y medio de la caída de un helicóptero en el dique, se conocieron los resultados de la investigación. Un hallazgo desconcertó a los peritos.

Los cuerpos del piloto Carlos Zarlenga y del mecánico Luis Barrera continúan en las profundidades del dique Potrerillos, tras la caída del helicóptero en el que se trasladaban la mañana del 12 de diciembre de 2015, ya que nunca fueron encontrados por los buzos que participaron del operativo de rescate. Sobre este tema, hay un indicio que generó una gran incógnita en los peritos en torno a uno de los ocupantes de la nave: su cinturón de seguridad estaba colocado.

El dato surge del informe final de la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil (Jiaac), donde además se concluyó que la caída de la aeronave se habría producido por un error de Zarlenga, un experimentado piloto de 68 años. Sobre su paradero, los investigadores quedaron desconcertados porque “el cinturón de seguridad del puesto de piloto estaba abrochado” y no se explican por qué el cuerpo no estaba adentro de la cabina.

“Nueve días después del accidente se rescató parte del fuselaje. El cinturón de seguridad del puesto de piloto estaba abrochado, conforme se utiliza cuando el piloto se asegura previo al despegue. En tanto, el cinturón de seguridad del puesto copiloto/acompañante se encontró sin abrochar”, manifestaron. Sobre este último dato, se presume que Barrera no usó el cinturón o lo accionó para liberarse en algún momento del vuelo o tras la caída del helicóptero.

Los cuerpos de Zarlenga, quien contaba con casi 20.000 horas de vuelo, y de Barrera, mecánico que junto al piloto realizaban un vuelo de prueba previo a un reality de MTV, fueron buscados durante un mes. Cumplido ese lapso, las autoridades decidieron suspender los operativos en los que sí retiraron restos del helicóptero que permitieron llevar adelante la investigación sobre las causas del incidente.

DEJA TU COMENTARIO