Mendoza: la hermana Kumiko y el oscuro perfil de las monjas abusadoras

El caso de abuso sexual que implica a la monja japonesa Kosaka Kumiko, acusada, por testigos, de facilitar los abusos y obligar a usar pañales a alumnas para detener las hemorragias causadas en ellos, no es el único donde las religiosas juegan un lamentable papel. 

Por los hechos acacecidos en el Instituto Próvolo, están acusados los sacerdotes Horacio Corbacho y Nicolás Corradi –quien cometió hechos similares en Italia–, el ex monaguillo Jorge Bordón, el ex empleado del instituto José Luis Ojeda y el jardinero Armando Gómez. Y una única mujer: la monja japonesa Kosaka Kumiko.

Luego de que una orden de detención pesara sobre ella desde fines de marzo, la religiosa se entregó a las autoridades porteñas el martes y hoy llegó a Mendoza, donde fue indagada esta mañana. «Soy inocente. No sabía de los abusos», dijo frente a la Justicia. «Soy una persona buena que he entregado mi vida a Dios».

Sin embargo, sus palabras no convencieron: el pedido de prisión domiciliaria de su defensa fue rechazado y Kumiko será alojada en una cárcel de mujeres.

La acusación que pesa sobre ella es aberrante. Una joven, hoy de 17 años, declaró que fue violada en el Instituto Próvolo cuando tenía 5 y que Kumiko encubrió el hecho, la obligó a usar pañales para detener la hemorragia causada por el abuso, y la hizo tomar clases parada ya que no podía sentarse a causa de los dolores.

La monja también está acusada de golpear a los alumnos y de «marcar» a los niños más sumisos para que luego fueran abusados por sus superiores.

El de Kumiko no es el único caso de abuso sexual en Argentina en el cual está implicada una monja. En diciembre del año pasado, la Justicia salteña detuvo a Alicia Pacheco por una serie de hechos ocurridos en el Instituto Religioso Discípulos de Jesús de San Juan Bautista.

Conocida como «hermana Micaela», la religiosa fue imputada por «abuso sexual gravemente ultrajante» luego de una denuncia de Gracia Ramia. Por hechos similares cometidos en el mismo instituto, también está preso el sacerdote Agustín Rosa.

DEJA TU COMENTARIO