Corte Suprema: Más de 700 represores ahora podrían beneficiarse tras el 2×1

La medida aprobada por 3 votos contra 2 generó expectativa entre militares que no tienen condenas firmes por delitos de lesa humanidad. El criticado fallo de la Corte Suprema de Justicia que benefició directamente a un represor de la última dictadura al aplicarle el 2×1 en el cómputo de los años de prisión cumplidos sin condena, podría habilitar a que unos 750 genocidas puedan acogerse a la medida y reclamar su liberación.

El medio que se ocupó de transmitir el sentir castrense fue La Nación, que en su edición de hoy da espacio a representantes de procesados por delitos de lesa humanidad para que expresen su sentir ante la movida judicial que abre una puerta ominosa a la libertad de los genocidas.

«El impacto principal es político, porque el fallo de la Corte muestra una apertura que podría cambiar la tendencia que predominó en la Justicia durante los doce años del gobierno kirchnerista», declaró al diario que se autoproclama «tribuna de doctrina» a quien se cita como «una fuente cercana a las entidades que acompañan el reclamo de los militares detenidos».

Son más de 700 los que todavía no tienen condena firme en el marco de las causas llevadas adelante en el marco de la búsqueda de memoria, verdad y Justicia y el 2×1 podría reducirles la pena y hasta dejar en libertad a partícipes secundarios y no tanto de la última dictadura cívico militar.

Principalmente la medida podría beneficiar a quienes recibieron penas menores a 25 años, debido al tiempo que pasaron en la cárcel sin condena firme. En ese marco se engloba un centenar de militares (casi todos retirados) que se encuentran con prisión preventiva.

Según el razonamiento de entidades como la que incluye a la defensora de la última dictadura y el secuestro de niños, Cecilia Pando, el beneficio del 2×1 se aplica a partir del tercer año de prisión efectiva, por lo cual muchos militares condenados podrían lograr su liberación tras 12 años de condena.

Vale recordar que los condenados e incluso quienes se encuentran con prisión preventiva, fueron juzgados por casos que involucran secuestros, torturas, asesinatos, desapariciones y apropiación de bebés.

DEJA TU COMENTARIO