“La Biblia es ciencia ficción”, dijo Alberto años atrás. Hoy visita al Cristo de la Quebrada

Alberto había revelado ser “ateo” al tiempo que consideró, en 2001, que “la Biblia es ciencia ficción”. El temor a perder las elecciones lo lleva a “rendir homenaje al Cristo de la Quebrada”, según tituló el diario de su propiedad y la Agencia de Noticias. Luego de su paso por el templo se fue a la carpa instalada a pocos metros para brindar con los seguidores.

El conflicto de los hermanos Rodríguez Saá con el presente y el pasado no es nuevo, se autoproclaman defensores de los derechos humanos y de la democracia cuando ambos firmaron la carta a Massera en la que pedían “castigo ejemplar” contra ciudadanos de San Luis en plena dictadura. La lista puede ser interminable y cada una de las contradicciones salen a flote cuando aparecen imágenes y declaraciones que no corresponden con la realidad.

Durante el año 2001, uno de los más difíciles para la historia de la Argentina, Alberto Rodríguez Saá declaraba en un programa de radio que no tenía ningún tipo de creencia religiosa y se reconocía como “ateo”, no solo eso, aseguró que “la Biblia es ciencia ficción”. Las palabras generaron un roce con la Iglesia Católica a la que el actual mandatario persiguió durante más de una década.

En 2002, el entonces gobernador Adolfo Rodríguez Saá impulsó en la Legislatura un proyecto de ley de cultos provincial, que se oponía a reconocer la preponderancia del catolicismo sobre las demás religiones. El obispo acusó al gobierno de “fanático anticatólico”.

Unos meses después, la Comisión de Derechos Humanos de San Luis denunció a un sacerdote por discriminación porque supuestamente les habría quitado y quemado una Biblia evangélica a dos chicos que iban a un comedor comunitario a cargo del religioso.

En los meses previos a su asunción, Alberto Rodríguez Saá abrió un restaurante en su quinta el Durazno. En la inauguración, se incluyó un show en el que un humorista hacía una parodia a la Virgen María. La Iglesia calificó al espectáculo como “ofensivo”.

Con estos antecedentes a cuestas y las polémicas declaraciones que aún resuenan en la memoria colectiva, Alberto fue hasta Villa de la Quebrada, cabe señalar que no hay antecedentes directos de una visita similar, y le “rindió homenaje al Cristo” señalan los títulos idénticos de la Agencia de Noticias San Luis y El Diario de la República.

Curiosamente este año, en que se disputan elecciones, las localidades de Villa de la Quebrada y Renca fueron copadas por la propaganda política del oficialismo, carpas, fiestas toda la noche con comidas y bebidas, pasacalles, afiches y volantes son algunas de las groseras afrentas a la fe de miles de creyentes que visitan los templos.

DEJA TU COMENTARIO