Al ciclista Adriano Malori casi lo mata un bache de las rutas de Alberto, según un documental español

Después de una serie de especulaciones, la TV española emitió un documental con el caso del deportista del Movistar Team. Allí aseguran que un bache, en el último Tour, pudo haber causado la muerte del ciclista.

El Gobierno Alberto Rodríguez Saá trató por todos los medios de desvincularse del episodio vivido en el pasado mes de Enero. Lo que fue la última edición del Tour Internacional, lo tenía al italiano Adriano Malori como una de sus máximas figuras, en la quinta etapa un bache de grandes dimensiones le puso freno a la carrera del exponente mundial.

Un traumatismo craneoencefálico lo dejó en sillas de ruedas, diversas operaciones lograron reconstruirle parte del rostro y una recuperación asombrosa lo depositó nuevamente en la carpeta asfáltica en setiembre pasado. Todo quedó retratado en el documental de la televisión española llamado Informe Robinson, dirigido y presentado por el ex-jugador de fútbol Michael Robinson. En el capítulo se recuerda la caída, la palabra de los médicos, compañeros de equipo y preparadores físicos aseguran que el accidente lo provocó el bache de la ruta sanluiseña.

En medio de la grave situación que vivía Malori, el equipo del gobierno de San Luis trató de maquillar la realidad y salió a decir que se trató de un problema cerebral congénito que sufría el ciclista, que ello provocó que cayera inconsciente al asfalto.

Fue el propio Adiano Malori quien recordó lo que vivió esa calurosa tarde de Enero: ” recuerdo que me encontraba muy bien en carrera y que había bajado a hablar con Nibali para proponerle que arrancásemos los dos juntos en unos repechos que había en el tramo final. A partir de ahí, nada más. Por lo que me contó luego Fran -Ventoso, compañero que rodaba a su lado en el pelotón cuando Malori pasó por encima de un bache que lo desequilibró-, la caída fue a unos 65 km/h”.

“Di directamente con la cara en el suelo y del fuerte golpe, el cerebro se movió, rozó, resbaló sobre mi cráneo, y fruto de ese rozamiento se produjo un hematoma en la parte izquierda del cerebro, que gobierna todo el lado derecho del cuerpo. A causa del accidente tengo casi media cara de titanio, piezas que cubren todo el pómulo y un trozo de la mandíbula. Estarán ahí toda la vida, pero con el tiempo serán la única secuela”, contó el subcampeón mundial de contrarreloj en Richmond 2015 al diario marca de España.

A diez meses de aquel gravísimo accidente, Malori se transformó en un ejemplo de superación ante la adversidad. Asegura que el año entrante continuará con su carrera como profesional, un gladiador que no sabe límites ni de descanso.

 

DEJA TU COMENTARIO