Se modificó el estatuto de AFA y se aprobó la Superliga

En Ezeiza, la votación terminó 70 a 1 a favor de cambiar el estatuto para la creación del nuevo torneo. El acuerdo llegó después de más de dos meses de negociaciones.

Se terminó una etapa muy oscura para el fútbol argentino. Finalmente y tras más de dos meses de negociaciones, en el predio Julio Humberto Grondona que la Asociación del Fútbol Argentino posee en Ezeiza, se aprobó modificar el estatuto para la creación de la Superliga, el nuevo formato de torneo que se disputará en Argentina con la intención principal -y primordial- de generar nuevos ingresos para recuperar la economía de la casa madre del fútbol.

La Asamblea extraordinaria finalmente acordó la creación del nuevo torneo con 70 votos positivos y solo uno negativo de los 71 representantes presentes. Mario Giammaria, presidente de la Liga Rosarina, fue el único que votó en contra y declaró: “Con esta decisión estamos asistiendo a la muerte del fútbol argentino”.

El acuerdo se terminó de concretar anoche en la sede de Camioneros, en Constitución, el gremio que conduce Hugo Moyano, presidente de Independiente y el principal opositor al nuevo torneo en las condiciones que le presentaron en primera instancia los presidentes de los otros cuatro clubes grandes Boca, River, San Lorenzo y Racing; Daniel Angelici, Rodolfo D’Onofrio, Matías Lammens y Víctor Blanco, respectivamente.

La clave estuvo en el reparto del dinero que aportará el Gobierno Nacional para adquirir los derechos. Desde la B Nacional y el Ascenso lograron quebrar la resistencia de los “grandes” con la conducción de Claudio Chiqui Tapia, presidente de Barracas Central y yerno de Moyano.

Serán 2.500 millones de pesos a repartir en varias partes. Descontados los impuestos, quedarán 2.325 millones de los cuales el 78 por ciento será para la Primera, el 12 para la B Nacional, el 8 para el resto del Ascenso (B Metro, C y D) y las Ligas del Interior y el 2 para los gastos administrativos. La segunda división, además, contará con el aporte de un fondo solidario. Cada club de la máxima categoría aportará 200 mil pesos a ese pozo extra. Así, se llegará al millón y medio que pretendían los directivos de la Primera B Nacional, que el lunes estuvo a punto de romper filas.

El torneo comenzaría el fin de semana del 12 de agosto, aunque también se maneja la posibilidad de que lo haga una semana más tarde, el 19.

Ahora comenzará otra carrera por la presidencia de la Superliga, ya con el sillón que dejó Grondona a un costado.

DEJA TU COMENTARIO