Trasladan a López a Ezeiza, donde están Lázaro, Chueco y Jaime

Luego de su paso por el despacho del juez Daniel Rafecas en Comodoro Py, en donde decidió no declarar, José López fue trasladado al penal de Ezeiza en medio de un enorme operativo policial.

Hubo motos de la Policía Federal que abrieron el tránsito, dos camionetas negras del grupo especial de intervención del servicio penitenciario, en el medio el vehículo que trasladó al detenido y detrás otra camioneta negra.

Una vez en Ezeiza, será alojado en el Hospital Penitenciario Central. Allí, el ex secretario de Obras Públicas será compañero de personajes que seguramente conozca: Lázaro Báez, empresario santacruceño apuntado por sobreprecios en la obra pública, y Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte.

También están el abogado Jorge Chueco, detenido por La ruta del dinero K, el tirador de Belgrano, Martín Ríos, y el líder de la banda Callejeros, Patricio Fontanet.

Otro de los pacientes es Lucas Azcona, quien está detenido por el crimen de la estudiante universitaria chilena Nicole Sessarego Borquez (21), hallada asesinada a las 7 del 15 de julio del 2014 en el hall principal del edificio de Don Bosco 4109, de Almagro.

Según informó la agencia Télam, el traslado de José López a la cárcel de Ezeiza fue dispuesto porque “ha mostrado actitudes que podrían afectar su integridad física”.

Sin embargo, también pudo haber influido en la decisión la actitud de López durante su declaración: estuvo a los gritos y queriendo golpearse la cabeza contra la pared, se negaba a ser indagado e incluso dijo que no recordaba su fecha de nacimiento. Médicos y un psicólogo lo revisaron y constataron que estaba en condiciones de declarar.

El juez Rafecas le preguntó por su estado de salud y López le contestó que tomaba dos medicamentos para la presión y la ansiedad.

Según el protocolo, en Ezeiza López será sometido a un exhaustivo chequeo médico para establecer su estado de salud y también si requiere algún tipo de medicación o, en el caso de que se establezca adicción a las drogas, algún tipo de programa especial para situaciones de abstinencia.

Esto demandará 96 horas, como suele ocurrir en casos en los que los detenidos ya ingresan con antecedentes médicos o psiquátricos.

DEJA TU COMENTARIO