Conmoción: argentina estuvo secuestrada 4 años por su marido en Brasil, la salvó su hija

La mujer, de 37 años, vivía hace 16 años con un químico brasileño. Sus últimos cuatro años fueron un calvario, con torturas y violaciones. Su hija pudo dar aviso a la policía para que la rescaten.

Una argentina fue rescatada tras haber pasado los últimos cuatro años secuestrada por su marido, un químico industrial brasileño, en su casa de Vassouras, municipio de Río de Janeiro. Según confesó, la mujer era obligada a vivir en un cuarto, golpeada, violada, torturada y forzada a hacer sus necesidades en un balde por el hombre del que se había enamorado hace más de 16 años. Fue la hija del medio de la pareja, de 13 años, quien hizo la denuncia a la Policía Militar de Brasil, quienes finalmente rescataron a su madre y detuvieron al acusado.

Blanca Isabel Figueroa tiene 37 años. Desde los 33 vivió un infierno en su propia casa, donde su marido, identificado como Márcio Luiz Neves Ribeiro, de 38 años, la agredía. “El es muy celoso. Me dejaba presa, solamente podía salir si era con él. Si no, trababa la puerta y nos encerraba con llave. Los chicos me defendían cuando me maltrataba, gritaban… Yo también pedía socorro”, contó la mujer a la prensa brasileña. La pareja tiene tres hijos: dos varones de 15 y 8 años y una adolescente de 13. Según el relato de la víctima, los chicos solían saltar un muro que daba a la calle para poder salir. “Cuando me quería ir, él me decía que no, que no podía y me tiraba de la ropa”, agregó la víctima.

Figueroa había conocido al padre de sus hijos en Argentina y estaban juntos desde hace más de 16 años, pero él transformó su comportamiento en violento en los últimos cuatro. Tras ser rescatada, fue trasladada junto con sus hijos a la casa de un cuñado que la está ayudando a gestionar la vuelta al país. “Ahora quiero volver a Argentina, donde están mis hermanos y mi padre”, señaló la mujer .

La Policía supo del caso a partir de una llamada que hizo la hija de 13 años de la pareja, contando que su papá le pegaba a su mamá y estaba intentando ahorcarla. Para detener e inmobilizar al acusado, tuvieron que participar seis agentes, a raíz de la violencia con la que el hombre reaccionó. El agresor enfrentará cargos por tortura, violación, privación de la libertad y resistencia a las autoridades.

El consulado de Argentina en Río de Janeiro informó a la agencia argentina Télam que se puso en contacto con la familia y “está a disposición para ayudar en lo que sea necesario”. Como es una situación delicada y con posibles huellas psicólogicas, Figueroa y sus hijos fueron alejados de la casa adonde sufireron las agresiones, adonde los investigadores comenzaron a llevar adelante las pericias.

DEJA TU COMENTARIO