Tucumán: queman y bloquean la sede municipal de Concepción

Serios incidentes sacudieron la mañana tucumana, a raíz de una violenta protesta que llevan adelante unas 500 personas que fueron contratadas en la comuna de Concepción por el intendente saliente, el kirchnerista Osvaldo Morelli, días antes de terminar su mandato, y que fueron cesanteadas en las últimas horas por el recientemente electo por Cambiemos.

La bronca estalló minutos después de la 1, pero el clima ya venía caldeado porque el radical Roberto Sánchez, que asumió el jueves 29 de octubre,, en las últimas horas analizó el pase a planta permanente de 430 personas y derogó los decretos que, antes de dejar su cargo, el intendente K utilizó para nombrarlos.

El intendente electo se encontraba esta madrugada en el interior del palacio municipal junto a un grupo de funcionarios cuando centenares de personas llegaron hasta la puerta del edificio y prendieron fuego neumáticos, impidiendo, hasta ahora, la salida de las autoridades del lugar. Al mismo tiempo, otro grupo de manifestantes intentó atacar anoche la casa de Sánchez.

Usuarios de Twitter reportaron por la red social que efectivos policiales formaron un cordón entre los manifestantes y el edificio de gobierno. Lo mismo sucedió en la puerta de la casa del intendente.

El funcionario habló esta mañana con el canal Todo Noticias y denunció que, por estas horas, unos 100 manifestantes “impiden que abandone el edificio” y que “se escuchan disparos de balas de fuego” fuera del palacio municipal. “Tengo la municipalidad sitiada por el fuego”, denunció.

Consultado por las designaciones, Sánchez sostuvo que “el municipio funciona bien con los 650 empleados que ya tiene” y que “muchos de los pasados a planta permanente por la administración anterior, nunca habían trabajado en la municipalidad”.

Sobre las personas que llevan adelante la protesta, el funcionario contó, en diálogo con Radio Continental, que “algunos trabajaban como contratados y otros fueron netamente punteros. Trabajan un día y cobraban todo el mes. Nosotros propusimos que sólo le renovaremos a los que realmente trabajaban, pero están muy intransigentes”.

Sánchez ya había recibido amenazas hace dos semanas y en su momento denunció ataques con bombas molotov en su casa.

“En principio son 470 los cesanteados, pero superarían los 500”, declaró esta semana, en medios locales, el concejal peronista Carlos Fúnez.

Sánchez, al anular los decretos argumentó que, de acuerdo a informes de las dirección de Recursos Humanos, Contaduría General y el Departamento de Asesoría Letrada, los mismos no tenían acreditado los extremos legales exigidos y conducentes que hacen a la formación de la decisión consignada en los decretos, mediante los informes, declaraciones juradas y dictámenes de oficinas técnicas que deben intervenir necesariamente.

El intendente por Cambiemos se impuso en las elecciones ante Osvaldo Morelli, el candidato oficialista e hijo del intendente saliente, por el 51% de los votos.​

DEJA TU COMENTARIO