Ya se palpita otro Superclásico, todo lo que hay que saber sobre River – Boca

Jugarán el próximo domingo en el Monumental, por la famosa fecha de los clásicos; ¿quién tiene más para perder?; ¿puede Boca soportar otra derrota?; ¿River sigue en carrera?

Es cierto que será una semana distinta. En cinco días, comenzará la famosa fecha 24. La inédita. La de todos los clásicos. También es verdad que de los 15 partidos no todos entran dentro de la categoría de históricos, aunque sí la gran mayoría. Sin dudas, el superclásico entre River y Boca (el próximo domingo, en el Monumental) se llevará la gran atención por una variedad interesante de argumentos: se tratará del primero después de la serie de octavos de final de la Copa Libertadores y de la posterior consagración millonaria, será clave para el futuro del campeonato y podrá significar mucho más que un encuentro para engrosar el historial. ¿Qué hay en juego? ¿Cómo llegan los equipos? ¿Quién tiene más para perder? Preguntas a las que se le pueden ensayar algunas respuestas.

Hasta ayer, el andar en el torneo de 30 equipos era favorable para Boca. El equipo de Rodolfo Arruabarrena era el único puntero del campeonato, mientras que el de Marcelo Gallardo aún parecía inmerso en un eterno festejo por los logros internacionales: llevaba tres partidos sin victorias y se había alejado en la lucha por los primeros puestos. Sin embargo, la goleada millonaria ante Chicago por 4-1 y la posterior derrota xeneize en el clásico contra San Lorenzo por 1-0 invirtieron los papeles. Ahora, el club de la Ribera quedó escolta del Ciclón y un traspié en el Monumental puede dejarlo mal parado en la recta final: “Debemos ser claros en algunas cuestiones, que los jugadores no se caigan y trabajar mucho; el partido del domingo será clave por las circunstancias del torneo”, analizó el Vasco. River, en cambio, pudo acortar ventaja y se ilusiona con pelear hasta el final: “Debemos hacer un gran partido el domingo y descontar puntos, acortar la brecha si queremos seguir teniendo posibilidades”, dijo el Muñeco.

En estos días, ambos planteles recibirán “refuerzos” de lujo para el trascendental cruce porque, tras la fecha FIFA, regresarán los jugadores que fueron convocados a sus respectivas selecciones. En Boca, esperan por Carlos Tevez, Fernando Gago, Nicolás Lodeiro y José Fuenzalida y en River, por Matías Kranevitter, Camilo Mayada, Carlos Sánchez y Éder Álvarez Balanta. La mayoría suelen ser titulares, por lo que habrá varias modificaciones respecto de los equipos que jugaron este fin de semana. Jonathan Calleri, clave en el esquema del Vasco, no podrá jugar por suspensión (estuvo ante San Lorenzo por el artículo 225), mientras que Leonel Vangioni y Tabaré Viudez, que no jugaron ayer por molestias físicas, volverían en el clásico.

En el último año, River y Boca tuvieron varios enfrentamientos importantes, con un saldo más positivo para los de Núñez. Es que si bien los xeneizes ganaron el último partido por el campeonato (2-0, en la Bombonera) y cosecharon un histórico 5-0 en el torneo de verano, los millonarios ganaron dos series internacionales en sólo seis meses: la semifinal de la Sudamericana y los octavos de final de la Libertadores. De hecho, el último cruce entre ambos fue el del ataque con gas pimienta a los jugadores de River, que significó la suspensión del encuentro y la eliminación de Boca del certamen. Meses después, el equipo de Gallardo ganaría la Copa tras 19 años, lo que magnificaría aquella eliminatoria.

Hoy, River llega mejor parado al superclásico. Flamante campeón de América, triunfador de los duelos de mayor importancia de los últimos años y con chances no tan probables en el torneo de 30 equipos, el club de Núñez tiene poco para perder y nada parece poder arruinar los días de alegrías, que tendrán su broche de oro en el Mundial de Clubes, en el que también participará Barcelona. Boca, en cambio, llega con una racha negativa de tres años sin títulos y otra derrota en un superclásico determinante resultaría caótico.

La semana de los clásicos ya está en marca y el River-Boca parece atrapar la mayor atención. Motivos no le faltan.

DEJA TU COMENTARIO