Conmoción en Entre Ríos: Encuentran a una chica de 17 años decapitada y sin sus brazo

El cuerpo de Josefina López, que había desaparecido el 29 de julio, estaba enterrado en un parque de esa ciudad de Entre Ríos. La Policía detuvo a la pareja de una tía de la chica.

Sin cabeza. Sin brazos. Mutilado, el cuerpo de la joven Josefina López, de 17 años, fue encontrado ayer de tarde en un monte de Concordia tras 27 días de estar desaparecida y cuatro marchas ciudadanas pidiendo por su aparición con vida. Se encontraba cortado por sobre los pechos; tronco, abdomen, piernas, sin aquellas partes que pudieran identificarlo. Al menos, así lo creía su asesino.

Los padres de la chica reconocieron el cuerpo por un piercing que tenía en el ombligo y por las ropas halladas cerca. El fiscal de la causa, Fabio Zabaleta, confirmó el dato, en tanto el jefe de Policía departamental, Gustavo Schierloh, aportó detalles sobre la última comunicación entre la víctima y su presunto asesino.

El cuerpo se hallaba enterrado a 40 cm de profundidad, en una zona de pajonales, cerca del llamado Parque San Carlos y de la casa donde vivía Josefina con sus padres. Las pesquisas habían llevado hasta allí a los investigadores policiales que, tras un rastreo con perros, encontraron días atrás un colchón abandonado que tendría relación con la causa, lo cual abonó a la hipótesis de que la joven estaría cerca.

Los padres de Josefina reportaron su desaparición el 29 de julio pasado. Ayer, en la morgue judicial de Concordia, reconocieron los restos de su hija. Poco después, a las diez de la noche, fue detenido el presunto autor, Juan Carlos Acuña, de 46 años, alias “La Víbora”, pareja de una tía de Josefina.

El hombre aparece incriminado por numerosas pruebas, al margen de tener antecedentes violentos y de haber purgado 7 años de cárcel en Baradero, provincia de Buenos Aires, por violación y tentativa de homicidio contra una adolescente de 14 años a la que golpeó salvajemente y abandonó, creyéndola muerta. “No lo sabíamos”, dijeron los familiares de la joven. Fuentes de la investigación señalaron que el detenido se habría quebrado y confesado el crimen de Josefina.

La Policía continúa rastrillando la zona en busca de las partes faltantes del cuerpo. El primer informe médico forense indica que la muerte se habría producido hace tres semanas. El acusado, Acuña, trabajaba en la recolección de arándanos y habría sido en otras épocas boxeador.

La hipótesis que se investiga presume que la joven habría tenido una relación con Acuña y lo había amenazado con contarle a su tía la verdad si no la dejaba en paz.

Existe además un confuso dato acerca de un dinero que Acuña le debía a la chica. La noche en que desapareció, Josefina recibió un mensaje de texto en su celular antes de salir de la casa. Se estima que fue enviado por Acuña.

El jefe Schierloh, en declaraciones al canal El Once de Paraná, informó que se procedió a analizar el celular de la chica, desde donde ella accedía a las redes sociales ya que no había computadora en su casa. Un mensaje inbox con Acuña en Facebook revela que éste la había convocado esa noche diciéndole “vení que te doy lo tuyo”, en referencia al dinero.

Antes de ser detenido por la Policía, Acuña casi fue linchado por los vecinos, que se reunieron en torno a la vivienda e intentaban prenderle fuego. En el procedimiento de detención, se secuestraron además una pala, una mochila, una moto y casco, así como varios celulares que Acuña tenía en la casilla de madera donde vivía con Nelly Gómez, la tía de la menor.

DEJA TU COMENTARIO