Hallan macabros frascos con restos de judíos masacrados por los nazis

Siete décadas después del fin de la Segunda Guerra Mundial, en el instituto forense de Estrasburgo se han encontrado restos de víctimas judías del holocausto nazi.

Se trata de otro hallazgos grotesco -que dejó el infame legado de los nazi-: restos de varias víctimas judías en frascos con formol, tras ser sometidos a experimentos anatómicos por los “científicos” del nazismo.

Un experto médico, que investigó las muertes de los judíos tras la liberación de Francia, descubrió una carta de la época de la II Guerra Mundial del entonces director del Instituto Médico de Estrasburgo sobre los experimentos dirigidos por el experto nazi en anatomía August Hirt. La carta detalla el almacenamiento de muestras de tejido tomadas de judíos que murieron en cámaras de gas diseñadas específicamente para los experimentos de Hirt.

El investigador, Raphael Toledano, identificó el 9 de julio las muestras en tubos de ensayo y una jarra en la colección privada del instituto.

La oficina del alcalde de Estrasburgo dijo el lunes que espera devolver los restos a la comunidad judía de la ciudad para su enterramiento en la localidad, que se encuentra en la frontera entre Francia y Alemania.

Se trata de restos de piel e intestinales encontrados en un recipiente de cristal y dos tubos de ensayo.

Hirt se llevó 86 prisioneros judíos del campo de concentración de Auschwitz al de Natzweiler-Struthof en las montañas Vosges de Francia para matarlos en cámaras de gas y crear así una colección de esqueletos para su instituto anatómico.

Los nazis practicaron todo tipo de atrocidades en nombre de la “ciencia”. Desde extirpar el pene a los homosexuales para tratar de “curarlos”, hasta dar de tomar agua salada a los prisioneros para saber si era tolerada por el cuerpo humano.

Los crueles experimentos realizados por las tropas de Adolf Hitler (especialmente por las SS) se cuentan a día de hoy por cientos y guardan un triste lugar en la Historia, pues se llevaron a cabo en decenas de campos de concentración y presuntos centros de investigación.

DEJA TU COMENTARIO