Detuvieron a siete policías por la muerte de los jóvenes de San Miguel del Monte

Los acusados incurrieron en fuertes contradicciones en sus relatos y fueron desplazados de sus cargos. La Bonaerense comenzó una serie de arrestos contra sus propios hombres esta tarde.

El subcomisario Julio Franco Micucci (36), el capitán Rubén Alberto García (48), el oficial Leonardo Ecilape, de 26 años, parte de la Policía de la provincia desde 2015, fueron desplazados de sus cargos por protagonizar el confuso incidente que terminó con la muerte de cuatro jóvenes sobre la Ruta 3 en San Miguel del Monte que viajaban en un Fiat 147 que chocó contra un camión y resultó destruido..

Habrían disparado sus armas en la persecución. Al menos uno de los jóvenes fallecidos, un varón, murió con una bala en su cuerpo de acuerdo al procurador Julio Conte Grand. Gendarmería Nacional se prepara para peritar sus armas reglamentarias y el Fiat 147 en el que viajaban las víctimas. Esta mañana, Cristian Ritondo anunció la virtual decapitación de toda la cúpula policial de San Miguel del Monte, 12 policías alejados de sus cargos.

Micucci, García y Ecilape quedaron rápidamente en la mira. Incurrieron en contradicciones en sus relatos a Asuntos Internos.

Ahora, se dan a conocer sus caras: son los principales sospechosos de las muertes de la tragedia.

García y Ecilape, según fuentes de la investigación, fueron detenidos esta tarde por la propia Policía Bonaerense.

Otros cinco efectivos -el subinspector José Domínguez, los subayudantes Mariano Ibáñez y Christian Righero, los oficiales Juan Gutiérrez y Manuel Monreal-fueron desplazados por Ritondo en el transcurso del día. También fueron etenidos.

Mientras tanto, cientos de personas se reúnen en la plaza principal de San Miguel del Monte luego de los entierros de los cuerpos de las víctimas: el gatillo fácil y la violencia policial y estatal son el núcleo de la protesta.

Las contradicciones de Micucci, García y Ecilape se volvieron evidentes rápidamente, luego de versiones policiales que indicaban que habían iluminado con linternas en vez de disparado al auto que perseguía y que hasta habían entregado sus cargadores completos.

“Primero dijeron una cosa, después otra”, dijo una alta fuente del Ministerio de Seguridad a la mañana: “Ritondo no les cree”.

Mientras tanto, la agrupación Familiares de la Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil convoca a una movilización para mañana desde Congreso a Plaza de Mayo en protesta por el hecho.

Según fuentes cercanas al expediente, la división Asuntos Internos de la Bonaerense ya habría entregado un legajo de antecedentes del capitán García, que incluyen faltas como desobediencia y uso ilegítimo de arma de fuego.

DEJA TU COMENTARIO