Para un científico de Harvard, una nave “avanzada” orbita cerca de Júpiter

Abraham Loeb, asegura que el asteroide Oumuamua que se mueve en el Sistema Solar, podría ser en realidad una nave interestelar desarrollada por una civilización avanzada.

El director del Instituto de Astronomía de la Universidad de Harvard, Abraham Loeb “Avi” sostiene que no estamos solos en el universo y que es probable que “una nave espacial o parte de ella pueda estar volando más allá de la órbita de Júpiter”.

Según explicó en The Washington Post, calculó su teoría con un sistema de complejas ecuaciones y desarrolló la idea de “modestia cósmica” donde considera que es arrogante suponer que estamos solos en el universo.

Loeb, de 57 años lleva más de 30 dando clases en prestigiosas universidades y tiene publicados cientos de artículos sobre la naturaleza de los agujeros negros y las galaxias primitivas.

Esta nueva teoría comenzó a desarrollarla a finales de 2017, cuando astrónomos de Hawái detectaron un objeto interestelar, rápido y brillante, al que bautizaron como Oumuamua, que en hawaiano significa explorador. Sin embargo para el astrónomo y su colega Shmuel Bialy aseguraron en el Astrophysical Journal que Oumuamua “es una vela luminosa, flotando en el espacio interestelar como un escombro de un equipo tecnológico avanzado”.

Contrario a lo que creen la mayoría de los científicos para Loeb Oumuamua se mueve demasiado rápido para ser una roca inerte.

No obstante, algunos de sus colegas calificaron sus conclusiones de “ciencia sensacionalista y mal motivada”. En tanto que la astrofísica de la North Carolina State University, Katie Mack, sugirió que el Loeb buscaba publicidad.

Por su parte, el astrónomo de Harvard insiste en que si bien no se puede afirmar categóricamente que Oumuamua sea alienígena, difícilmente pueda ser otra cosa.

“Mucha gente esperaba que una vez que hubiera toda esta publicidad, me echaría atrás. Si alguien me muestra pruebas de lo contrario, inmediatamente retrocederé”, aseguró al The Washington Post.

El polémico científico no teme a las repercusiones de sus teorías y aseguró que “lo peor que me puede pasar es que me liberen de mis tareas administrativas, y eso me dará aún más tiempo para centrarme en la ciencia”.

DEJA TU COMENTARIO