En el primer mes de Guido Sandleris frente al BCRA, el dólar bajó 12%

Economistas destacan que las tasas siguen muy altas, pero que Sandleris ya las redujo a su valor de un mes atrás. Las dudas para el año electoral.

El primer mes de la gestión de Guido Sandleris al frente del Banco Central terminó con una caída de la tasa de interés de referencia en 68,048% y el dólar centavos debajo de los $37, es decir un 11,7% menos que los $41,89 de fines de septiembre. Sin embargo no son todas buenas noticias. Incluso con el ingreso de los más de 6.300 millones de dólares del FMI, el riesgo país sigue arriba de los 650 puntos básicos.

Particularmente este miércoles, la tasa de Leliq bajó 200 puntos básicos, la caída más pronunciada desde el 30 de diciembre de 2015, y quedó prácticamente en su nivel de un mes atrás. El 1º de octubre cuando entró en plena vigencia el nuevo régimen monetario, la tasa promedio de corte de la licitación de Leliqs quedó en 67,175%.

De esta forma, el pico de tasa de interés nominal parece haber quedado atrás, en el 73,524% del último 8 de octubre, no solo de la mano de los más de 6.300 millones de dólares del FMI, sino con la primera promesa cumplida del Banco Central: datos provisorios sugieren que en octubre la base monetaria (BM) no se expandió.

Dos semanas atrás el Banco Central informaba que: “El promedio acumulado de la BM durante los primeros quince días de octubre asciende a $1.258 mil millones, $22,4 mil millones menor que en igual período de septiembre y $12,3 mil millones menor que el promedio total de ese mes”. Y faltando los datos oficiales de los últimos dos días del mes, el promedio de la segunda quincena se ubicó debajo de los $1.256 mil millones, es decir unos $15 mil millones debajo de la meta de crecimiento cero. De esta forma, pese a la expansión por el lado de las Leliqs de unos $9,8 mil millones de los últimos dos días del mes, el Banco Central habría cumplido con su objetivo.

Para lograrlo, Sandleris aspiró $119.181,1 millones de pesos para lo cual debió emitir $151.578 millones de Letras de Liquidez (Leliq), convalidar tasas superiores al 70% y pagar $24.400 millones de intereses.

“Es muy importante que Sandleris dijera que iba hacer algo y lo hiciera como dijo que iba hacerlo. Venimos de un régimen que fue desfigurando y después de algo ?ad hoc’ que se mostraba mucha veces contradictorio desde lo que se decía y lo que se hacía. Ojalá sigamos por este camino”, consideró Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma.

Para el especialista, “Es lógico que lograr el objetivo al principio le costara más y que, a medida que fuera logrando calmar las expectativas, el régimen fuera ganando en eficiencia. En el fondo en este régimen la tasa y el dólar son endógenos. Y simplificando, los dos dependen de la tasa externa y de las expectativas de depreciación. Si se logra que ambas mejores, ambas variables pueden corregir juntas a la baja y/o se puede tener un tipo de cambio con volatilidad acotada y tasas en progresiva baja”.

Para el especialista, “Es lógico que lograr el objetivo al principio le costara más y que, a medida que fuera logrando calmar las expectativas, el régimen fuera ganando en eficiencia. En el fondo en este régimen la tasa y el dólar son endógenos. Y simplificando, los dos dependen de la tasa externa y de las expectativas de depreciación. Si se logra que ambas mejores, ambas variables pueden corregir juntas a la baja y/o se puede tener un tipo de cambio con volatilidad acotada y tasas en progresiva baja”.

Por lo tanto, para el economista, “Es un buen indicio que haya cerrado el mes así. Con un tipo de cambio nominal y tasa a la baja, porque permite suponer que las expectativas se están realineando. Pero es eso, esto es dinámico, recién arrancó. Es paso a paso”.

Similar es la lectura de Federico Furiase, profesor de la Maestría en Finanzas dela UTDT y director de la consultora Eco Go: “Veo al Banco Central mejor de lo que se esperaba al principio de la adopción del objetivo de crecimiento cero de la base monetaria, cuando había dudas de que dólar se fuera a la banda superior de la zona de no intervención en el mercado de cambios. El ‘overshooting’ del dólar, las tasas atractivas, el torniquete monetario y la expectativa de los dólares del Fondo permitieron que la curva de dólar spot y futuros se acomode muy cerca de la banda inferior”.

DEJA TU COMENTARIO