Alemania: Red Bull creó un equipo, entró a la Champions y todos lo odian

El Red Bull Leipzig, fundado por el gigante de bebidas energéticas en 2009 y que tras subir desde la quinta división llegó esta temporada a la Bundesliga, donde fue subcampeón por detrás del Bayern Múnich, corre riesgo de ser expulsado de la Champions League junto al (otro equipo de Red Bull) Salzburgo.

El problema es que, según estipula el reglamento de la UEFA, «ningún individuo o entidad puede tener control o influencia en más de un club participante en una competición de clubes», lo que dejaría al organismo en la delicada situación de tener que impedir que uno de los dos juegue el torneo.

Odio nacional
La empresa Red Bull, en 2009 compró la licencia federativa del modesto SSV Markrastädt, equipo de la quinta división del fútbol alemán, y en su lugar puso a su flamante Red Bull Leipzig, desde ahí no paro de crecer y ascender de categorías ante el rechazo de periodistas e hinchas rivales.

En el plazo de siete años, y con una fuerte inversión económica, el club ha ascendido de categorías hasta llegar a la Bundesliga esta temporada y situarse por detrás del todopoderoso Bayern Múnich en la lucha por el título.

«Sacrifiquen al toro» y «Red Bull, enemigo del fútbol» fueron dos de las pancartas que se pudieron leer alguan vez en el estadio del Dortmund, el Westfalenstadion.

Las muestras de indignación contra el Leipzig no es algo nuevo y ya se venían produciendo a medida que consolidaba su vertiginoso ascenso.
En una ocasión los aficionados del Heidenheim, de la segunda división, empapelaron el autobús del equipo con billetes falsos, mientras que los del Unión Berlín fueron al estadio vestidos de negro, exhibiendo una pancarta con el mensaje «En Leipzig ha muerto la cultura del fútbol».

Un diario, el Berliner Kurier, se negó hace unas semanas a escribir el nombre del club en una clasificación, refiriéndose al Leipzig como el Dosenverkauf, los vende latas.

El foco de la ira es el modelo de propiedad del Leipzig y su dueño, la compañía Red Bull, quien llevó a cabo una investigación sobre los sentimientos que genera el club.

Los clubes del fútbol alemán tradicionalmente han pertenecido a sus socios, quienes poseen la mayoría de las acciones en el ente que controla el equipo.

una sucursal de la empresa», señaló durante una conversación con Mansel.

«Es toda una nueva realidad en el uso del deporte como un instrumento de mercadeo».

¿Afuera de la Champions?
La UEFA deberá tomar una decisión una vez que reciba la documentación de inscripción de cada uno de los equipos el junio.

En el que caso de detectar alguna anomalía y tener que decidir por uno de los dos el beneficiado sería el Salzburgo.

La razón es que según el reglamento de la UEFA la ventaja la tienen el club que haya logrado una mejor clasificación en su torneo local, lo que pondría fin al cuenta de hadas que ha escrito el Leipzig hasta ahora.

DEJA TU COMENTARIO