Durmió un mes en su auto para atrapar a un “rayador serial”

Un bielorruso a quien le rayaron el auto más de 20 veces en los últimos seis meses, finalmente logró atrapar en el acto al perpetrador, luego de dormir en el vehículo durante un mes.

Encontrar tu auto rayado es desagradable, pero definitivamente no es poco común, por lo que Kot Matroskin, un conductor de Minsk, Belarus, no prestó mucha atención cuando le ocurrió por primera vez, hace unos seis meses. Pero después de notar arañazos en el guardabarros posterior de su Volkswagen Polo, en un período relativamente corto de tiempo, empezó a buscar pistas sobre quién podría querer rayar su coche, y por qué. Pronto fue capaz de deducir que el rayado se producía cuando aparcaba su coche cerca de una pasarela peatonal a la entrada de un parque, y parecía estar hecho con el mismo objeto, ya que los arañazos parecían muy similares.

Así que durante el último mes, se levantó en medio de la noche y se fue a dormir a su coche, con la esperanza de atrapar in fraganti al autor. Después de analizar su horario diario, estimó que el rayado generalmente se producía entre las 4 y las 6 de la mañana, por lo que puso su despertador a las 4 am cada noche, se ponía ropa gruesa, agarraba un saco de dormir, y pasaba tres horas en el asiento trasero de su auto. Para evitar la condensación en las ventanas, que delataría su presencia, Kot abrió un poco las ventanas traseras, lo que a veces lo dejó expuesto a temperaturas bajo cero, pero la idea de atrapar al rayador serial hizo que valiera la pena.

En la mañana del 27 de noviembre, a las 5:40 de la mañana, oyó que alguien pasaba cerca del coche, seguido por el sonido característico del raspado de metal contra metal. Rápidamente se levantó para enfrentarse a su némesis, pero en lugar del vandalismo masculino que había imaginado, se encontró cara a cara con una anciana de cabello blanco que salía de debajo de un gracioso sombrero.

Kot filmó todo con su teléfono, y a pesar de que en algún momento se puede ver a la mujer disculpándose, él cuenta que en realidad no sentía ningún remordimiento por lo que hizo, y que en realidad sólo se quejaba de llegar tarde al trabajo. Matroskin añade que la mujer sólo aceptó la responsabilidad por los arañazos que dejó esa mañana, ofreciéndole pagar por el daño si la dejaba ir sin llamar a la policía, pero negó haber arañado su coche en otras ocasiones. En cuanto a la razón por la cual rayó el auto del hombre, no pudo ofrecer ninguna.

El conductor finalmente llamó a la policía y presentó cargos contra la mujer, con la esperanza de recibir una compensación tanto por los daños materiales como los morales. “Sólo espero que después de hacer el trabajo de las autoridades de atrapar al delincuente, ellos pueden castigarla adecuadamente por su crimen”, escribió Matroskin.

DEJA TU COMENTARIO