Vallone reparte contratos y pase a planta permanente a un mes de dejar el cargo

La última jugada del Intendente de Juana Koslay es llenar de contratados y otorgar el beneficio de planta permanente a gente que llegó de su mano, una manera de controlar, junto a su mujer desde el Concejo, a la nueva gestión.

Le quedan casi 30 días en el Ejecutivo comunal, cargo que ejerció durante 8 años y recién ahora se acuerda de la estabilidad laboral del personal municipal, no de todos sino de aquellos que le mostraron “fidelidad” y que estuvieron dispuestos a soportar sus constantes cambios de humor y manejos turbios en la Municipalidad.

“Está repartiendo contratos y firma decretos para dejar en planta permanente a gente que en muchos casos tiene apenas un año de antigüedad”, relató un funcionario que muestra disidencias con el intendente saliente. “Estamos frente al príncipe Vallone”, dijo y agregó: “se siente de la realeza, en una reunión con funcionarios les dijo que si Adolfo Rodríguez Saá era el rey de San Luis a él le correspondía, al menos, el lugar de príncipe”.

Más allá de las comparaciones disparatas del poder, cabe señala que hace unos días Alberto dijo que era Moisés y que al igual que el profeta bíblico él había “salvado a este pueblo”, lo cierto es que la nueva jugada de Vallone busca cercarle el poder al intendente entrante. Su esposa Andrea Carreras, que perdió en la categoría de Concejal, pero accedió a la banca, será la encargada de hostigar desde el Concejo y con los nuevos empleados tratará de tener detalles del nuevo gobierno y comprometer el presupuesto.

DEJA TU COMENTARIO