Sonia Abarca, Daniel Sosa y Reviglio en la danza de nombres en el gabinete de Alberto para la reelección

El Albertismo gana espacios en el gabinete de la mano del hijo del Gobernador, “Albertito”. Con la cabeza en la reelección los nombres del primer mandatario para el gabinete recorren los pasillos de Terrazas.

Alberto busca que Adolfo se termine de convencer que su misión en 2019 es la presidencia y volver a incluir a los dos en las listas, en ese sentido ya arma el gabinete para los próximos dos años. Busca que sea contenedor de los sectores que pugnaron por la victoria de octubre.

María Angélica Torrontegui ya no tiene margen de maniobra en este contexto y su salida decorosa será volver al Senador provincial, ese lugar es pretendido por el Kirchnerista Daniel “Pitufo” Sosa devenido en ultraoficialista después de haber enfrentado desde la oposición a los “hermanos asesinos”, como los definía en el pasado. Quien se postuló para suceder a Torrontegui es Sonia Abarca, la jefa de campaña de Adolfo en la última elección entiende que tiene los pergaminos necesarios en la lucha social para comandar el Ministerio de Desarrollo.

Mientras Alberto estudia sus movimientos ya designó a su sobrino Nicolás, otro Kirchnerista, como “asesor” y pasará de ocupar la dirección de la Casa de San Luis en Buenos Aires a recorrer el país buscando adhesiones para la candidatura de Adolfo a la primera magistratura.

Los ministros también operan en la conformación del nuevo gabinete, tal es el caso de Mones Ruiz, quien es el titular de la cartera de Gobierno y tiene claras intenciones de ser el sucesor de Mario Merlo en la intendencia de Villa Mercedes. Su mala relación con el área de comunicación del Gobierno lo llevó  sugerir el nombre del abogado Gustavo Reviglio quien compaña a Trombetta en Canal 13 y es el que lleva las suculentas facturas del colorado conductor. Quien tendría los días contados es Pedro Bazán. El posible sucesor, Reviglio, tiene el apoyo también de Freixes quien ostenta ser uno de los artífices de la levantada de Adolfo en la contienda de octubre y presiona por meter en el gabinete a un intendente de su riñón.

En este escanario los Adolfistas, que esperaban agazapados un lugar preponderante luego de las elecciones, deberán conformarse con las migajas que Alberto y su hijo les dispensen y subirse a la carrera presidencial de Adolfo.

 

DEJA TU COMENTARIO