Pasó de vivir en la calle a marcar 52 puntos en la NBA

Cuando apenas tenía 13 años, su madre lo echó de la casa. “No me gusta como luces, vete”, esas fueron las últimas palabras que recuerda haberle escuchado el oriundo de Houston, Texas, a su mamá, según reconoció en una entrevista a ESPN en el año 2011. El escolta o alero del conjunto de Illinois pasó a vivir en la calle y en algunas oportunidades consiguió ser cobijado por alguno de sus amigos.

Gracias al basket conoció a Jordan Leslie, un chico del instituto con el que congenió tras retarlo a un concurso de triples. Michelle, la madre de joven, acogió a Butler pese a que ya tenía cuatro hijos. Con un hogar y una familia detrás, pudo centrarse en el deporte.

“Siempre han dudado de mí. Mi madre, en el colegio me decían que era bajito y ahora dicen que puede que no salga en el draft. A mí me han enseñado que todo es posible y lo que más me motiva es que alguien dude de mí”, confesó el deportista de 27 años luego de deslumbrar en Marquette, universidad que decidió retirar su dorsal.

Butler llegó a los Bulls como Mr Irrelevante (como es vulgarmente llamada la elección número 30 del draft) en 2011. Sin embargo, con el correr de los años, empezó a ganar protagonismo. A tal punto que para esta temporada la franquicia decidió armar un equipo alrededor de su figura, con estrellas como Dwyane Wade y Rajon Rondo reconociendo públicamente que él es quien manda en el vestuario.

Anoche, contra los Charlotte Hornets (casualmente Michael Jordan es uno de los dueños), Jimmy Butler tuvo una actuación soñada para comandar a su equipo a la victoria por 118 a 111. En 38 minutos, marcó 52 puntos, capturó 12 rebotes, brindó seis asistencias, robó tres balones e hizo un tapón.

Sin lugar a dudas, el sucesor de su majestad en los Chicago Bulls cuenta con una historia de película y no piensa detenerse hasta llevar a su equipo a conquistar un anillo de la NBA.

DEJA TU COMENTARIO