En Boca se hartaron y echaron a Daniel Osvaldo

Guillermo lo encontró fumando tras el partido, eso, sumado a las actitudes y desplantes del delantero en Uruguay, en el marco del partido ante Nacional, llevó a que el club decidera poner punto final al vínculo con el jugador.

Cuando ingresó a los 39 del segundo tiempo, Daniel Osvaldo dejó atrás un parate de casi dos meses. Mientras calentaba para ingresar le arrojaron un proyectil. Fue a mostrárselo al árbitro asistente, lo que le valió un reto de su DT. Y tras el partido, en una actitud que llamó la atención, se fue solo al vestuario, mientras sus compañeros saludaban a los hinchas. El cuerpo técnico tomó nota de la situación, que enrareció el clima luego del buen resultado conseguido anoche. La sensación de hartazgo para con el jugador ya abarcó a todo el Mundo Boca. En ese contexto, Boca decidió poner un drástico punto final al vínculo y echar al delantero.

Osvaldo contribuyó al fuego que se armó tras el partido con declaraciones filosas. “Jugué bien los cinco minutos”, dijo en tono ¿irónico? Y sobre su ida en soledad de la cancha: “No pasó nada. Estoy contento”.

El último partido de Osvaldo había sido el 20 de marzo, en la derrota 2-0 contra Lanús, en condición de visitante. Luego de ese partido, el delantero se resintió en un entrenamiento de una lesión en el pie y se perdió gran parte del campeonato local y partidos importantes de la Libertadores.

En la intimidad del plantel, Guillermo Barros Schelotto había dicho que Osvaldo jugaría el domingo contra Estudiantes. Ya no ocurrirá.El final del segundo ciclo del delantero en Boca -casi tan tortuoso como lo fue el primero- llegó este viernes y no habrá espacio para revanchas.

La salida del delantero intensifica un problema que Boca arrastra desde hace meses: la falta de centrodelanteros en el plantel. De hecho, el único 9 natural que hasta ahora tenía Boca era el propio argentino nacionalizado italiano.

Se sabe que a Guillermo le interesa Wanchope Ábila. “Ábila me gusta, está haciendo goles y en Huracán le está yendo muy bien”, había opinado el entrenador. Pero el propio Daniel Angelici adivirtió que los 8 millones de dólares que Huracán pide por el atacante exceden a las cuentas de Boca. “El número nos parece elevado. El precio es para venderlo afuera. Nadur es muy duro para negociar”, señaló el presidente boquense.

Lo cierto es que, sobre todo en lo inmediato, la salida de Osvaldo dejará a Carlos Tevez obligado a continuar en el lugar de 9, a pesar de no ser su posición preferida.

Mirá las actitudes de Osvaldo que colmaron la paciencia de dirigentes y cuerpo técnico:

DEJA TU COMENTARIO